El primer contacto con la ciudad el día anterior había sido buenísimo. Y en este día de sábado íbamos a confirmar todas esas sensaciones. Teníamos planeado una larga caminata que nos llevaría por los monumentos y puntos imprescindibles del centro durante la mañana. Por la tarde, y tras un pícnic cerca de la Torre Eiffel, nos dejaríamos llevar hasta el Barrio Latino para conocer el centro de la vida universitaria de París.

Puntos importantes del día 2

Desde la parada cercana a nuestro hotel, Nation (1), tomamos la linea 1 hasta llegar de forma directa a la parada de Palais Royal Musée du Louvre. Allí, y tras subir unas galerías preciosas donde se puede ver la pirámide invertida, llegamos a la superficie donde nos topamos de frente con el exterior del Museo del Louvre (2). Aprovechamos para desayunar algo en un bar cercano y nos pusimos a disfrutar de la estampa exterior con sus inconfundibles pirámides de cristal.

A la salida del la parada de metro del Mouse del Louvre hay un pequeño centro comercial. Al fondo, la pirámide invertida

Como os comentábamos en el primer post, debido al tiempo y a que la mayoría ya había visitado el museo en su interior en otras ocasiones, decidimos no entrar. Era una cuestión de poder aprovechar el tiempo centrándonos en pasear tranquilamente. Aún así es totalmente posible verlo relajado y con tiempo, tenéis toda la información de precios y horarios en la web. Un museo único, que tiene que ser visitado sí o sí al menos una vez en la vida. Exhibe alrededor de 35.000 cuadros y la Mona Lisa por si sola ya bien merece el precio de la entrada.

Louvre

Seguimos nuestro camino pegados al Río Sena, atravesando el Jardin des Tuileries (3). Un lugar verde plagado de estanques, estatuas y parisinos paseando tranquilamente. Desde allí, llegamos hasta la Place de la Concorde (4), desde donde se puede apreciar de unas vistas con los iconos más representativos de la ciudad. En el centro, se encuentra un enorme Obelisco de 3000 años regalo de Egipto en 1831.

Desde el Jardín de las Tullerias, con el Arco del Triunfo al fondo

Continuando de frente por la famosa Avenida de los Campos Eliseos nos topamos con el Arco del Triunfo (5), seguramente el segundo símbolo más importante de la ciudad. Contruido en el siglo XIX para conmemorar la victoria de Napoleón en Austerlitz en 1805, su mirador hoy día ofrece unas vistas realmente buenas de la ciudad. Nosotros optamos por no subir aquí y hacerlo más adelante en la Torre Eiffel. El precio general de entrada es de 12€ y tenéis toda la info aquí. Eso sí, la cola suele ser grande a horas puntas.

Casi la única foto de los 4 juntos… y vaya foto mala! jaja

Aquí, con el Arco del Triunfo

Tomando la Avenida Klèber (hay un Carrefour cercano donde compramos bebidas y snacks) llegamos hasta los Jardines de Trocadero, desde pudimos deleitarnos con la postal más bonita hasta el momento de la Torre Eiffel (6). Una de las fotos por excelencia de cualquier viaje a la capital francesa. En el propio Trocadero, en uno de sus puestos callejeros, compramos unos bocatas para los cuatro (19€ total) y aprovechamos la zona verde para hacer un picnic improvisado. La zona verde de Parc du Champ de Mars, al otro lado de la torre, es otro lugar ideal para hacerlo. Todo un lujo a un precio de risa.

De camino a Trocadero

Una de las fotos por excelencia de París

El momento comida nos dio vida para continuar nuestro paseo. Cruzamos el puente y nos dirigimos hacia la parte baja de la Torre Eiffel para subir hasta sus alturas. Para poder subir a la torre, hay que pasar primero unos controles de seguridad que dan acceso a la zona inferior. Desde allí, es posible comprar las diferentes entradas para la subida.

Entre árboles y con picnic

Lo ideal es comprar las entradas en línea con tiempo, ya que si no las colas pueden ser de hasta una hora (puedes hacerlo aquí). El precio varía en función de la altura a la que quieras llegar (hay dos), siendo hasta la cima un total de 25€ si se sube todo en ascensor. Nosotros tomamos la entrada de 19€ que conllevaba subida en escaleras + ascensor. Marta y yo enseñamos por si colaba nuestros antiguos carnet de estudiantes y…¡colaron! Acabamos pagando 9,50€ cada uno.

Precios de la subida a la torre

Las vistas merecen muchísimo la pena, siendo de absoluto vértigo. El último piso está a una altura de 276 metros. Una torre de metal construida por Gustave Eiffel para la Exposición Universal de 1889 que en su proyección inicial sería provisional. Por suerte, se declinó la idea de desmontarla y hoy esta joya aún puede ser apreciada y visitada. Un icono, que al estar en una zona tan despejada de edificios altos, induce una sensación de grandeza enorme. 

Desde la última planta, con la Torre Montparnasse en la que estuvimos el día anterior al fondo

La realidad en la cima

Bajamos y nos encaminamos por el Parc du Champ de Mars, donde una multitud de personas tomaban vino o conversaban en la hierba. Desde allí fuimos tranquilos por Los Inválidos (7), donde se encuentran como puntos principales el Hotel de los Inválidos, el Museo de la Armada y la Église du Dôme con su inconfundible cúpula dorada. Todos estos lugares son visitables y merecen mucho la pena. Nosotros no tuvimos más tiempo que de echar un vistazo a los alrededores y tomar el transporte público rumbo a nuestra próxima parada.

Église du Dôme con su inconfundible cúpula dorada

Nada más salir del metro nos encontrábamos con la Catedral de Notre Dame (8) bañada en sol de atardecer al otro lado del río. La visitaríamos al día siguiente. Nuestro destino esa tarde era el Barrio Latino, uno de lo más visitados por turistas. Pudimos comprobar su ambiente nada más poner un pie en él. Un lugar perfecto para tomar algo a última hora de la tarde y para pasear sin rumbo. También cuenta con excelentes museos y la distinguida universidad de Sorbona.

Espectacular Notre Dame

Y como no podía ser de otra forma, llegamos hasta la librería Shakespeare and Company (9), directa a nuestras favoritas. Su interior es como una casa antigua decorada con libros, con dos plantas llenas de encanto. Es posible incluso tomar un café en su bar anexo. Disfrutamos muchísimo en su interior. Es posible incluso hospedarse en la planta superior (posee dos habitaciones con cama) a cambio de escribir una novela. Locura total de sitio. Amor infinito.

Con la noche ya encima, y tras una larga caminata, decidimos pararnos a tomar alguna cervezita en cualquier bar que nos llamará la atención. Desde allí nos decidimos por cenar en Heureux Comme Alexandre (10), un restaurante ideal y escondidito para disfrutar de una fondue. Tomamos una de queso y otra de carne. En total, para las 4 personas, pagamos 58€. Cabe recordar que en París comer barato y bien es una misión algo complicada.

Entre fondues

Con un día tan completo a nuestras espaldas, decidimos irnos a descansar para aprovechar el domingo desde primera hora. De camino al hotel pudimos deleitarnos con la imagen de la Catedral de Notre Dame de nuevo, esta vez totalmente iluminada en la noche… Una imagen para el recuerdo en nuestra retina.

Una imagen para el recuerdo

 

París. Junio 2018. Organización y planificación.

Día 1: Llegada + Le Ciel de Paris + Barrio de Montparnasse

Día 3: Catedral de Notre Dame + Sacré-Coeur + Barrio de Montmartre + Vuelta a la Realidad