Pusimos pie en nuestro destino un jueves 20 de Julio tras salir el día anterior desde Madrid en un vuelo cómodo y sin problemas de horarios. Sin embargo, nuestro viaje comenzó meses atrás, cuando nos imaginábamos allí, y cuando por fin se materializó más tarde, teniendo los billetes de avión en nuestra bandeja de correo y la ilusión por las nubes.

Bangkok Mapa 1

Bangkok Mapa 2

Llegamos al aeropuerto de Bangkok Suvarnabhumi (1) alrededor de las 15.00 hora local, y nos fuimos directos a pasar el control de inmigración, donde es obligatorio rellenar un breve formulario. Bastaba con algunos datos como nombre, número de pasaporte o vuelo de llegada y salida del país. En el mostrador te tomaban una foto y te sellaban un fragmento, el cuál se debe guardar para abandonar el país. Eso sí, si lo perdéis, no tendréis más que rellenar otro.

Una vez lista la formalidad, tomamos nuestras maletas y nos dirigimos hasta un mostrador de True Move, una empresa de telefonía que ofrece diferentes paquetes de internet. Lo podéis encontrar en la misma planta. Nosotros cogimos un paquete de 4.5 GB a gastar en 30 días por 550 baths/14 €, que nos fue de mucha ayuda para todo el viaje, sobretodo a la hora de movernos.

Expositor para contratar internet en el aeropuerto

Bajamos hasta la planta F1 y allí tomamos un taxi hasta nuestro hotel. Es importante remarcar que debéis tener cuidado con los taxis, ya que aunque disponen de taxímetros, si no se pide que los pongan pueden cobraros auténticos pastizales. Si algún taxi no quiere ponéroslo, pasad a otro, hay miles en la ciudad. El trayecto nos costó un total de 580 baths/14.7€, incluyendo peajes y la tasa de 50 baht por salir desde el aeropuerto.

Tomamos un taxi porque queríamos aprovechar lo que quedaba de día y era la manera más rápida y cómoda. Si tenéis más tiempo, la opción de tren es bastante buena, aunque las conexiones son bastante limitadas, ya que la ciudad dispone de pocas lineas. Se diferencian entre líneas de BTS o Skytrain, que circulan por encima de las calles y las de Metro convencionales bajo tierra. El metro es útil para moverse sólo en algunos momentos, nosotros lo utilizamos en el último día de nuestro viaje, que de nuevo volvimos a Bangkok.

Mapa de Metro y BTS

Nuestro primer hotel en Tailandia, Rambuttri Village Inn & Plaza (2), lo cogimos en la calle de mismo nombre, Rambuttri, muy cerca de la calle mochilera super conocida Khao San Road. Nuestra calle, aunque también bulliciosa, era más tranquila, y un lugar muy socorrido por visitantes. El hotel era justo lo que necesitábamos para una noche, limpio y cómodo, por un total de 950 baths/24€.

¡Comenzaba la andanza! Casi sin ser conscientes de que habíamos llegado. Tomamos un taxi hasta uno de los templos más importantes de la ciudad, el Wat Pho (3). La entrada cuesta 100 bahts/persona, con una botella de agua incluida. En él se encuentra el buda reclinado más grande de la ciudad, toda una pasada, siendo el principal reclamo, con 46 metros de largo y 15 de alto. Ahí es nada. Encaja casi al dedillo dentro de la ubicación, y ninguna foto hacer honor a verlo en directo.

En todos los templos hay que ser muy respetuosos, guardando silencio y descalzándose para entrar en los mismos. De igual manera se debe vestir con ropa adecuada, sin enseñar ni hombros ni rodillas, y nunca sentarse con los pies dirigidos a Buda.

Rodeado de Chedis

Tuvimos la suerte de ver un oficio budista en su templo central, con monjes entonando una especie de canto hipnótico, que nos dejó sin habla durante varios minutos. Asimismo el complejo cuenta una colección de 394 imágenes doradas de Buda, pabellones de masaje y cuatro enormes Chedis, unas construcciones budistas acabadas en punta y que en este caso representan los cuatro primeros reyes de la disnatía Chakri.

Durante el oficio budista, a la izquierda los monjes

Debido a que los templos cierran relativamente pronto, dejamos la visita del Palacio Real para la mañana siguiente, aunque es interesante visitar estos dos complejos a la vez por su cercanía. Caminamos y llegamos hasta un centro comercial, Old Siam Plaza (4), que cuenta con una planta baja llena de tiendecitas con dulces típicos tailandeses. No nos resistimos a probar un brownie con macadamias (95 bahts).

Y con todo el hambre acumulada, llegamos, andando un poco más, hasta un punto nocturno muy transitado, Chinatown (5). Este barrio se caracteriza por la acumulación de puestos de comida callejera, tal y como uno se imagina este tipo de lugares. En Tailandia se come y cena más temprano, por lo que una buena hora para llegar puede ser alrededor de las 20.00 horas.

Decidimos seguir una miniguía que contiene la Lonely Planet. Al principio nos costó ubicarnos, y cuando lo hicimos comprobamos que varios puestos estaban cerrados. Así que decidimos investigar por nuestra cuenta y acabamos llegando hasta la esquina de Th Yaowarat e Itsara nuphap. En esta ultima nos decidimos por cenar en un pequeño puesto con mesas alrededor llamado Fai-Keaw Yao Wa-Rat (6), y acertamos de pleno.

De película

Una de las mejores cenas chinas que recordamos, con nuestras primeras cervezas Chang. Estas, más un plato de arroz frito con pollo y huevo y un revuelto de carne y verduras con salsa de ostras por 400 baths/10,50€. Una ganga, además de ver a su cocinero showman con el wok. Dimos una vuelta disfrutando del ambiente, con puestos realmente apetecibles y acabamos tomando un taxi de vuelta a la zona del hotel (90 baths/2,3€).

La calle mochilera posiblemente más famosa del mundo nos esperaba, Khao San Road (7), conocida gracias a la obra La Playa, adaptada al cine con Leonardo Di Caprio como actor principal. La calle cuenta con una fama de hostales baratos y sucios, pero nada que ver con lo que es en la actualidad, una calle totalmente adaptada al turista joven, con fiestas para estos hasta altas horas de la madrugada.

Merece mucho la pena pasear por ella y ver lo que ofrece, donde no pueden faltar puestos con insectos como delicatessen. Ganan más dinero de la gente que echa fotos (cobran 10 baths) que vendiéndolos. Eso sí, hoy en día de mochilera no tiene ni las asas. Decidimos tomar algo por la calle de nuestro hotel, Rambuttri, e irnos descansar.

Khao San Road

A la mañana siguiente, madrugamos mucho, y tras un desayuno en la misma calle (es bastante caro en comparación a otros precios desayunar en el país), pusimos rumbo andando hasta el Wat Phra Kaew y el Gran Palacio (8). Posiblemente el complejo budista más importante del país, donde además encontramos el Palacio Real, antigua sede de la familia real tailandesa.

Es aconsejable visitarlo a primera hora de la mañana, tal y como abre, pues después se forman colas enormes, como comprobamos a la salida. Era un agobio de gente importante. El precio, bastante abusivo para los precios del país, es de 500 baths/12,8€/persona.

Yahska, ser mitológico

El Wat (templo en tailandés) es el primer lugar al que se accede, siendo su principal reclamo el Buda Esmeralda que se encuentra en su bòht principal. El lugar es totalmente reluciente, y uno de lo templos más bonitos que visitamos, con detalles a cada paso. Nos impresionaron los enormes Yahska, gigantes místicos decorados con todo tipo de piedras de colores, así como los murales que se encuentran alrededor del templo.

Ese día, había una cantidad exagerada de tailandeses ataviados de negro que visitaban el complejo, haciendo cola alrededor del mismo. Era muy exagerado, y pensamos que había algún tipo de oficio en honor al Rey fallecido casi un año atrás. Debido a ello no nos dejaron entrar al Palacio Real, tan solo verlo desde su exterior. En ninguno momento nos avisaron, además de cobrarnos la entrada integra. Una pena, pero Tailandia, como comprobareis, es un alma libre y todo puede variar conforme os lo contaron.

Buda esmeralda

Al salir del complejo visitamos el primer de los cientos de Seven Eleven en el que compraríamos en Tailandia. El auténtico salvavidas. Una red de supermercados que se encuentran absolutamente en todos lados y con el que es posible sobrevivir a precios bajos. Para bebidas y snacks, además del desayuno, es el lugar perfecto.

La meca del mochilero

Dejábamos de lado Bangkok, aunque solo por el momento, pues nuestro último día lo aprovecharíamos para seguir conociéndolo. Una ciudad monstruosamente grande, con una mezcla extraña de edificios nuevos y viejos y un caos perfectamente organizado.

Como ir de Bangkok a Sukhothai

Volvimos al hotel, hicimos el check-out y cogimos un taxi por 130 baths hasta la estación de Mo Chit (9), desde la cuál tomamos un bus hasta nuestro siguiente destino, Sukhothai. Es posible llegar hasta la estación a través del metro o BTS, pero la opción de taxi desde nuestra zona era la única viable, pues la red de tren es muy limitada.

Ventanilla para comprar los tickets a Sukhothai

La estación de Mo Chit se encuentra al norte de la ciudad, y para comprar los billetes hay que desplazarse hasta las últimas ventanillas del lado derecho exterior de la misma. Salen buses durante todo el día, con diferentes precios en función de la clase. Nosotros tomamos un bus de primera clase con aire acondicionado por 310 baths/8€/persona. Incluso nos dieron agua, bollitos y tickets para comer en una parada que hace. Muy buen precio por 7 horas de viaje. No se nos hicieron nada pesadas.

Hay otras formas de llegar a Sukhothai, como el avión o el tren hasta la cercana Phitsanulok y allí un bus hasta la ciudad. Sin embargo la opción de bus es la más cómoda ademas de la mas económica. Si podéis, intentad hacer noche en el bus para aprovechar al máximo el tiempo.

!Llegamos a Sukhothai!

 

 

Tailandia. Julio-Agosto 2017. Organización y planificación

Día 3: Sukhothai. Parque histórico

Día 4-5: Chiang Mai. Sunday Walking Street + Elephant Nature Park + Night Bazaar

Día 6: Chiang Mai. Principales Templos + Museo Popular Lanna + Maya Shopping Center

Día 7: Krabi (Ao Nang). Railay. Viewpoint + Hat Railay West/East + Hat Phra Nang

Día 8: Krabi (Ao Nang). Excursión Phi Phi Speed Boat. Bamboo Island +  Pileh Lagoon + Phi Phi Island + Snorkel

Día 9-10-11: Parque Nacional de Khao Sok. Safari Nocturno +  Cheow Lan Lake Overnight Tour

Día 12-13: Koh Tao. Nangyuan Island + Snorkel + Bautismo de Buceo

Día 14-15-16: Koh Samui. Bo Phut + Fisherman Village

Día 17: Bangkok. Taling Chan Floating Market + Chatuchak Market + Buda Oro Macizo +  Casa de Jim Thompson + Vuelta a la Realidad