Tras una noche durmiendo al son del vaivén del ferry nocturno, llegamos al Muelle Mae Hat (1), en Koh Tao, una isla preciosa que nos regalaría dos días llenos de sol, baños y buena compañía. Junto con Koh Samui y Koh Pha-Ngan,  son las islas por excelencia del Bajo Golfo de Tailandia, siendo Koh Tao la más diminuta de ellas.

Vistas desde el muelle de llegada

Uno de los lugares más baratos del mundo para certificarse en buceo, con unos fondos marinos impresionantes, y una noche altamente fiestera para aquel que lo desee. Y lo que más nos gustó junto con su ambiente, la esencia de auténtica que aún conserva (no sabemos por cuanto tiempo más).

Puntos más destacados de nuestra estancia

Un primer día de snorkel entre corales

Llegar tan temprano a la isla, sobre las 6.30h, nos brindó la posibilidad de aprovechar el tiempo al máximo. Tomamos un taxi por 150 bahts y llegamos a nuestro hotel, Good Dream Hotel (2), por el que pagamos 3500 bahts/90€/total dos noches. Un hotel correcto y que nos permitió dejar las maletas ese día sin coste, además de poder ducharnos en unos baños de la planta baja.

Si vais a realizar algún curso de buceo, es muy probable que la propia escuela que elijáis os consiga alojamiento. Sin embargo en temporada alta a veces no es posible, por lo que conviene hacer la reserva con la mayor antelación posible.Las zonas más comunes para alojarse son:

  • Ban Mae Hat, zona del puerto de llegada/salida con mucho ruido y que irá bien si tenéis la escuela de buceo cerca.
  • Pueblo de Sairee, nuestra elección, junto a la playa del mismo nombre y zona de fiesta. Hay muchos locales para comer y tiendas.
  • Chalok Ban Kao, una zona más tranquila al sur de la isla.
  • Resorts/hoteles más exclusivos y apartados por todo el resto de la isla.

De igual manera, moverse por la isla en otro medio que no sea moto, es bastante más complicado o caro (taxis). Nosotros, y yo en particular, soy bastante poco propenso a las motos y mas en este tipo de zonas donde las carreteras están en mal estado y se circula mal, por lo que las descartamos. De ahí, nuestra elección más adecuada de alojamiento. Si no os importa alquilar una moto, cualquier zona de la isla será adecuada para el alojamiento. Eso sí, mucho ojo con donde la alquiláis para que no os den coba.

Junto a unos amiguitos que conocería haciendo snorkel

De camino al alojamiento ya descubrimos que había muchas agencias por todo el lugar (para no variar), así que entramos en una de ellas y reservamos una excursión para ese mismo día. En concreto cogimos una excursión de día completo haciendo snorkel por diferentes puntos de la isla, acabando el día en Nangyuan Island, un isla diminuta pegada al noroeste de Koh Tao propiedad del dueño de la cerveza Chang.

Cartel con la excursión que contratamos

La empresa con la que hicimos esta excursión fue Diamond, con un precio de 700 bahts/18€/persona, con comida aceptable y la entrada a la última isla incluida. Nos recogieron en la agencia y nos llevaron hasta el muelle desde donde habíamos llegado. Desde allí, y montados en un barco junto a los demás excursionistas, zarpamos para los diferentes puntos de snorkel.

Pasamos una jornada impresionante, viendo y disfrutando con muchas especies de peces y corales. Entre los diferentes puntos de snorkel en los que paramos destacan Shark Bay, Hin Wong Bay, Aow Leuk o Mango Bay. Eso sí, os va a hacer falta mucha crema solar, y en la isla la venden a precio de oro, por lo que intentad traerla previamente comprada.

Marta, ¿has visto a Curro?

El último punto fue Nangyuan Island (3), donde sólo por venir hasta aquí ya nos pareció barata la excursión, ya que alquilando un longtail ida y vuelta por vuestra cuenta el precio asciende bastante. Nos dejaron a nuestro aire durante un par de horas e hicimos un poco más de snorkel en el lugar más bonito de todos: Japanese Garden (3.1). La isla se divide en tres peñascos conectados por hileras de arena que hace de playa por los dos lados. Aunque eso sí, atestada de turistas.

El peñasco más al sur hace de mirador (3.2), tras una subida sencilla y preparada. Las vistas del lugar merecen muchísimo la pena. Cuando estábamos en la cima empezó a llover de manera bestial, por lo que bajamos chorreando. Sin embargo, no hay mal que por bien no venga, tuvimos toda la playa sola a nuestra bajada mientras la lluvia nos golpeaba. Un momento muy top.

A la vuelta deambulamos por la zona del hotel y cenamos en un par de lugares, pidiendo un poco en cada uno. La primera parada fue 995 Roasted Duck (4), donde comimos un pato asado buenísimo y pagamos con bebidas 280 bahts, y posteriormente  Hippo Burger (5), donde compartimos una hamburguesa muy aceptable por 360 bahts. Toda la zona es muy turística, como pudimos comprobar viendo que todos los carteles estaban solo en inglés.

Un segundo día de buceo y buena compañía

A la mañana siguiente, y siguiendo un sendero de tiendas y restaurantes pegado a la playa de Sairee que conecta con el muelle principal (no aparece en Google Maps pero existe, tenedlo presente), llegamos a nuestra escuela de Buceo, Pura Vida (6). Hay muchísimas escuelas repartidas por toda la isla, y la elección depende de precios, disponibilidad y zona que queráis alojaros. Nosotros nos decantamos por esta, de habla hispana, una de las más típicas y conocidas.

El rincocito donde Pili nos dió la clase teórica

Habíamos contratado con una antelación de unos dos meses un dia de bautismo de buceo, por un total de 2800 bahts/75€/cada uno. A nuestra llegada nos explicaron un poco sobre la escuela y nos asignaron a Pili, una instructura argentina majísima que nos acompaño a los dos todo el día. Nos fuimos a un rincón y nos explicó todo lo básico que debíamos de aprender. Igualmente, nos probamos el equipo para el tallaje correcto.

Ya en el barco junto a los demás compañeros e instructores, nos explicaron que íbamos a hacer una inmersión en el Japanese Garden, lugar donde habíamos hecho snorkel el día anterior. Hicimos junto a Pili unos ejercicios básicos en la orilla, como conectar bien el regulador de oxígeno o quitarnos agua de la máscara. Y de ahí hicimos una primera inmersión de unos 15 minutos, donde flipamos de gran manera. ¡Vaya experiencia!

A la vuelta al barco, nos enseñaron diferentes peces que habíamos visto, y la señal para identificarlos bajo el agua. Era muy curioso. Bordeamos la isla hacia la otra orilla con el barco e hicimos una segunda inmersión, en el que alcanzamos los 10 metros de profundidad, con aguas más revueltas. Otros compañeros que estaban por la zona…¡llegaron a ver tiburones! Que pena que no pudimos verlos, sin embargo, la experiencia fue una de las mejores de todo el viaje.

Mi especialidad, hacer el carajote

En el barco conocimos a Aketza y Goizalde, una pareja de bilbaínos a los que queremos con locura y que compartirán futuros viajes con nosotros (spoilers alert!). Y es que una vez más lo repito, ¡conocer gente tan maravillosa cuando viajamos es algo que no está pagado con suficiente dinero!. Junto a ellos volvimos a la escuela, donde nos regalaron una camiseta de la escuela, y nos tomamos un par de cervezas en un bar cercano junto a los instructores al atardecer. Sobraba buen rollo y vida.

Con nuestras camisetas ya nuevas, junto a Pili, haciendo el signo de ok bajo el agua

Lo que daría por volver a estar ahí un rato más…

Como tenían el alojamiento cerca de nosotros, fuimos andando junto a ellos y quedamos más tarde para cenar y tomar algo. Incluso presenciamos un espectáculo con fuegos. Fue una despedida perfecta de la isla, un lugar que siempre nos acompañará en un rinconcito de nuestro corazón, por conocerlos a ellos, por la magia del lugar y por nuestra primera experiencia de buceo junto a corales y peces exóticos.

¡No los hay más bonicos!

!Al dia siguiente nos íbamos a Koh Samui a un bungalow a ver pasar la vida en la piscina!

 

Tailandia. Julio-Agosto 2017. Organización y planificación

Día 1-2: Bangkok. Wat Pho + Chinatown + Wat Phra Kaew y Gran Palacio

Día 3: Sukhothai. Parque histórico

Día 4-5: Chiang Mai. Sunday Walking Street + Elephant Nature Park + Night Bazaar

Día 6: Chiang Mai. Principales Templos + Museo Popular Lanna + Maya Shopping Center

Día 7: Krabi (Ao Nang). Railay. Viewpoint + Hat Railay West/East + Hat Phra Nang

Día 8: Krabi (Ao Nang). Excursión Phi Phi Speed Boat. Bamboo Island +  Pileh Lagoon + Phi Phi Island + Snorkel

Día 9-10-11: Parque Nacional de Khao Sok. Safari Nocturno +  Cheow Lan Lake Overnight Tour

Día 14-15-16: Koh Samui. Bo Phut + Fisherman Village

Día 17: Bangkok. Taling Chan Floating Market + Chatuchak Market + Buda Oro Macizo +  Casa de Jim Thompson + Vuelta a la Realidad