Una de las actividades que no pueden faltar en vuestra agenda tailandesa es la de perderos por alguno de sus parques históricos. Entre ellos, destacan con diferencia, el de Ayutthaya y Sukhothai. El primero de ellos está muy cerca de Bangkok y es posible hacer una excursión de un día desde la misma ciudad. El segundo, en el centro del país, se encuentra a medio camino entre Chiang Mai y la propia Bangkok. Nosotros, por falta de más tiempo, decidimos visitar este último parque histórico ya que ofrecía un entorno rural y un día entero en bicicleta pedaleando entre sus ruinas, una sinergia perfecta que no pudimos dejar de lado.

Una de las imágenes que nos dejó el día, espectacular

El reino de Sukhothai, a menudo considerado la primera capital de Siam, tuvo su florecimiento entre los siglos XIII y XIV y se extendió a la largo de 200 años. Posteriormente, tras nueve reinados, fue absorbido por Ayutthaya. Hoy en día la mayoría de este reino sigue conservado, con algún punto restaurado para paliar algunos desperfectos del mismo, siendo su visita una delicia completa. Fue un lugar TOP en nuestro viaje.

La opción de alojamiento pasa por dos zonas, Old Sukhothai, donde se encuentra el parque histórico, y Nueva Sukhothai, una ciudad a 12 km al este del parque. La primera ofrece estar justo a la entrada del parque, pues no es más que una calle principal, y la segunda precios muy buenos y una oferta de ocio mayor de noche, con conexiones constantes hasta la primera zona. Finalmente, por comodidad y por encontrar un buen precio, decidimos quedarnos en la primera.

Puntos destacados del día

El bus desde Bangkok nos dejó en Nueva Sukhothai y de allí tomamos un tuk-tuk (una especie de moto adaptada muy típica en el país) a Old Sukhothai (100 bahts (2,60€)/persona) junto a una pareja de italianos, Camilla y Adri, que serían compañeros de viaje durante los días venideros. Esa noche cenamos juntos en un local llamado Coffee Cup (justo en la entrada a nuestro hotel), donde nos pusimos tibios de comida tailandesa (250 baths/persona).

Con Camilla y Adri en el tuk-tuk

Nos alojamos en Old City Guest House (1), un pequeño hotel a la entrada del parque, por 1000 baths (26€)/total/2 noches. Cumplía de sobra nuestras expectativas. Ofrecen la posibilidad de alquilar bicicletas el día completo por solo 30 baths. Nos hicimos con unas a primera hora, y tras desayunar algo, nos pusimos en marcha.

Nuestra habitación, en una zona muy tranquila

El parque, declarado Patrimonio Mundial por la Unesco, se compone de varias zonas, siendo las principales la central y la norte, las cuales fueron las que visitamos. Cada zona es tan extensa que la visita se hace muy tranquila, sin bulliciosos o agobios. El horario va desde las 6.30h hasta las 19.00h de la tarde. La entrada a cada zona cuesta 100 baths por persona, a lo que hay sumar 10 baths por la bicicleta.

Tras alquilar las bicicletas en el hall del hotel

Visita de la zona central

En la entrada, justo cruzando la carretera de nuestro hotel a la derecha, cogimos un mapa que nos ayudó a recorrer los diferentes templos de la zona. Hacía un día bastante bueno, aún así os aconsejo llevar mucha agua y ropa transpirable, pues podéis sudar como nunca en vuestra vida. Yo parecía que me habían tirado por encima un camión cisterna. Dentro tenéis un pequeño bar donde comprar refrigerios y snacks. La zona dispone de un museo nacional (150 baths) en el cual nosotros no llegamos a entrar.

La primera parada fue el Wat Mahathat (2), el mayor de los templos de todo el recinto. Cuenta con una colección de Budas espectacular, y es uno de los lugares más fotografiados de todo el parque, con una pequeña laguna con flores de loto donde se refleja todo. Es el lugar ideal para ver amanecer o atardecer, pura magia.

 

 

Siguiendo el paseo en bicicleta llegamos hasta el Wat Si Sawai (3), un pequeño templo con tres torres, donde pudimos ver murcielagos en alguna de las cavidades que tienen a los lados. Un lugar muy tranquilo en el extremo sur de la zona.

Bordeando el camino se llega hasta el Wat Trapang Ngoen (4), con un pequeño Buda rodeado de columnas. La magia viene si se accede hasta la pequeña isleta que se encuentra frente por frente a la mirada de la figura, desde la cual se obtiene vistas espectaculares. Se accede a través de un puente de madera y es un lugar idóneo para hacer una parada y retomar fuerzas. ¡Qué nos gusta una Cocacola y unas patatas fritas de sabores raros tailandeses del Seven Eleven!

Otros de los templos más bonitos del recinto es el Wat Sa Si (5), al cual se accede por una pasarela de madera. Uno de los más fotogénicos ,que se encuentra en el centro de la zona, muy cerca del Monumento del Rey Ramkhamhaeng (6), tercero de Sukhothai.

Estatua del Rey Ramkhamhaeng, venerada en la zona

 

La mañana se nos pasó volada dando vueltas con la bicicleta al más puro estilo de la intro de Verano Azul. Tanta vuelta nos abrió un hueco en el estomago, de modo que salimos a llenarlo al mismo local que la noche anterior, y es que la oferta de los alrededores no era muy extensa. Otra comida tailandesa deliciosa por 380 baths/total. Durante la comida cayó un chaparrón espectacular, y es que en época de monzones es algo complemente normal. Por suerte no nos cogió en el parque, aún así teníamos preparado las chubasqueros.

Visita de la zona norte

Para llegar hasta esta zona no hay más que seguir la carretera que bordea la zona central, tal y como os he indicado en el mapa del comienzo del post. Llegamos por una carretera hasta una pequeña garita sin vigilancia desde la cuál, cruzando un pequeño puente, localizamos uno de los templos más aislados. No sabemos si, debido a la hora, ya no había que pagar o a este templo se accede de forma libre.

El Wat Phra Phai Luang (7), muestra tres torres y se encuentra totalmente aislado de otros templos, por lo que la tranquilidad con la que paseamos entre sus ruinas nos hizo pensar que eramos los primeros en descubrirla (viva el romanticismo arqueológico derivado de Indiana Jones).

Tomamos las biciletas, y guiándonos un poco por Google Maps (hay que bordear el primer templo y seguir un poco) llegamos hasta las ruinas que personalmente más me impresionó, el Wat Si Chum (8). En su entrada si que había una garita vigilada que nos cobró 100 baths/persona, sin tener que pagar la bicicleta ya que las estacionamos fuera.

Este templo es uno de las postales más típicas del parque, gracias a un Buda enorme con dedos brillantes que se encuentra enjaulado entre cuatro muros, con solo una pequeña entrada. Es casi imposible captar la imagen en su totalidad con una fotografía. Hay lugares que simplemente te transmiten más que otros, sin necesidad de nada especial, y es algo mágico cuando los descubres.

Volvimos por el mismo camino, y en él, nos paramos en un pequeño templo que nos llamó mucho la atención repleto de figuras de elefantes que envolvían la construcción: el Wat Sorasak (9). A Marta le encantaron, y sólo le falto ir a buscarles algo de comer. ¡Que son de piedra!

Como ir de Old Sukhothai a Chiang Mai

Desde Old Sukhothai creíamos que para llegar hasta nuestro próximo destino teníamos que ir hasta la estación de Nueva Sukhothai a la que habíamos llegado la noche anterior. Y es que no habíamos encontrado demasiada información por internet. Sin embargo esto no es necesario, ya que es posible llegar en bus a lugares como Chiang Mai, Bangkok o Ayutthaya desde la propia calle principal. La primera de las ciudades era nuestro destino.

Siguiendo la calle principal de Old Sukhothai, dirección contraria a la zona central y pasando el segundo Seven Eleven, encontramos a la izquierda un pequeño local con un letrero azul con la inscripción Bus Station. En Google podéis buscar Wintour Bus Station (10). Podéis encontrar los horarios en la imagen inferior, siendo aconsejable comprar los tickets con al menos un dia de antelación.

Bus Station, al fondo el Seven Eleven de la zona

Para llegar a Chiang Mai la mejor opción es el bus, pues el recorrido es de 4 horas y media, tiempo que yendo en avión o tren desde la cercana Phitsanulok acaba siendo prácticamente el mismo con la incomodad de tener que coger varios transportes. El trayecto en bus con aire acondicionado nos costó 207 baths (5,30€)/persona.

!Qué día mas espectacular habíamos pasado! Esa noche no tuvimos más cuerpo que para comprar algo, cenar en el hotel y descansar a pierna suelta. Había sido un día agotador pedaleando entre ruinas. La bonita Chiang Mai nos esperaba al día siguiente.

 

Tailandia. Julio-Agosto 2017. Organización y planificación

Día 1-2: Bangkok. Wat Pho + Chinatown + Wat Phra Kaew y Gran Palacio

Día 4-5: Chiang Mai. Sunday Walking Street + Elephant Nature Park + Night Bazaar

Día 6: Chiang Mai. Principales Templos + Museo Popular Lanna + Maya Shopping Center

Día 7: Krabi (Ao Nang). Railay. Viewpoint + Hat Railay West/East + Hat Phra Nang

Día 8: Krabi (Ao Nang). Excursión Phi Phi Speed Boat. Bamboo Island +  Pileh Lagoon + Phi Phi Island + Snorkel

Día 9-10-11: Parque Nacional de Khao Sok. Safari Nocturno +  Cheow Lan Lake Overnight Tour

Día 12-13: Koh Tao. Nangyuan Island + Snorkel + Bautismo de Buceo

Día 14-15-16: Koh Samui. Bo Phut + Fisherman Village

Día 17: Bangkok. Taling Chan Floating Market + Chatuchak Market + Buda Oro Macizo +  Casa de Jim Thompson + Vuelta a la Realidad