A cada cerdo le llega su San Martín… y a cada viajero le llega su último día de viaje. Tocaba el segundo día completo en el capital irlandesa y último de escapada. Íbamos a aprovechar para pasar la mañana paseando por el centro para dejar para mediodía y la tarde dos de las visitas más típicas: la entrada al Trinity College con su maravillosa biblioteca y Kilmainham Gaol, una cárcel con mucha historia sangrienta a sus espaldas.

Puntos destacados del día

Una mañana de parques y tiendas

Madrugamos para aprovechar el día y casi con los primeros rayos de sol nos echamos a la calle en dirección a Merrion Square (1), un parque en el que destaca la estatua del famoso escritor Oscar Wilde (autor entre otros de El Retrato de Dorian Gray). Llegamos tan temprano que aún no estaba abierto y tuvimos que conformarnos con ver los alrededores y la estatua desde afuera.

Oscar Wilde, en Merrion Square

Así llegamos al siguiente punto programado, esta vez sí abierto ya, St Stephen´s Green Park (2), el parque más importante al sur del río Liffey. Paseamos un rato por el interior, con dublineses dando de comer a los patos y la gente atravesándolo para ir a trabajar. Cabe decir que el mayor parque de la ciudad es Phoenix Park, donde es posible incluso ver ciervos en libertad y donde se encuentro el zoo. Este lugar está al norte del río y nos hubiera encantado ir, pero es tan grande que se necesita un tiempo que no teníamos.

Saliendo del parque nos dimos un paseo hasta la Catedral de San Patricio (3), donde aunque no entramos, si que nos deleitamos con su parque frontal bañado por el sol y su fachada. Hacía un día de escándalo… ¡vaya suerte! La entrada al interior cuesta 7€, y tenéis más datos e información en su web. No dejéis de leer su historia.

Jardín exterior de la Catedral de San Patricio

Y volviendo a la misma zona llegamos a la calle más comercial junto con O´Connell Street, Grafton Street (4). Allí entre otras tiendas podéis encontrar la de Disney (Marta podría vivir allí fácilmente) o Carolls Irish Gifts, una franquicia con más tiendas por la ciudad donde poder comprar regalos para la familia o cualquier cosa relacionada. Igualmente aconsejamos probar los increíbles donuts de The Rolling Donut, con un par de establecimientos en el centro.

Grafton Street

La universidad más importante de Irlanda

Siguiendo hasta el final de calle (o principio según se vea), se llega directo al Trinity College (5), la universidad más antigua y prestigiosa de Irlanda. Su campus parece un oasis en mitad de la ciudad, con calles empedradas, jardines y la sensación constante de estar en una película. Hay mucha historia y anécdotas dentro de sus muros, un lugar en el que han estudiado las personas más ilustres del país. Entre otros el propio Oscar Wilde.

Trinity College

Pero sin duda, la joya de la corona es la visita a su librería al más estilo Harry Potter, la Old Library. En ella se encuentra el Libro de Kells, un manuscrito con los cuatro evangelios que data del siglo IX. Pero sin duda nosotros nos quedamos con la Long Room, la impresionante galería principal con 200.000 tomos. Cuando entramos todo el mundo mantenía el silencio, simplemente por la sensación de majestuosidad del lugar. Al contrario que con las instalaciones, para entrar en la biblioteca si hay que pagar. Un total de 14€/persona, un precio muy elevado una vez más. Aconsejamos comprar las entradas para evitar colas en línea a través de la web. La visita es por libre.

Long Room, Old Library

Como curiosidad, si se ve la película Star Wars. Episodio II: El ataque de los clones, se puede comprobar como los archivos del Templo Jedi guardan un parecido enorme con la Long Room. En su día fue motivo de controversia por ser supuestamente usada la imagen sin permiso, aunque finalmente no se tomaron represalias contras Lucasfilm.

Una tarde entre barrotes y cervezas

Comimos rápidamente ya que teníamos la siguiente visita programada con horario fijo, Kilmainham Gaol (6), una prisión que destila historia irlandesa por sus muros. Para llegar es necesario coger bus o andar unos 45 min, ya depende de las ganas. Nosotros fuimos en bus y volvimos andando. Tomamos el bus 79 desde la orilla del río Liffey a la espalda de la zona de Temple Bar, guiándonos a través de Google Maps. Es muy sencillo. El billete del bus sale 3€/persona y hay que tener cuidado pues hay que pagar justo y con monedas.

Exterior de Kilmainham Gaol

Hemos leído en muchos lugares que se forman grandes colas y que lo mejor es o ir muy temprano o comprar las entradas en línea. Nosotros las compramos a través de su web pero prácticamente no había horarios disponibles y podéis tener problemas con ello. El precio fue 8€/persona. Sólo se puede acceder a través de visita guiada en inglés. El guía que nos tocó tenía una acento muy marcado y hablaba muy rápido, por lo que no pudimos entender mucho. Por suerte habíamos leído bastante antes de ir.

La visita en sí nos pareció muy interesante, de alrededor de una hora. La prisión se inauguró en 1796 y por ella han pasado diferentes líderes de revoluciones irlandesas a lo largo del tiempo, siendo algunos ejecutados allí mismo. La cárcel estuvo abierta hasta 1924. Al final del recorrido se accede a un edificio con una exposición sobre esta y otra temporal, que en nuestro momento trataba sobre el más que conocido Nelson Mandela (PD: no confundir con Morgan Freeman).

De vuelta nos pasamos por el que dicen es el pub más antiguo de Dublín, The Brazen Head (7), datado de 1198. En este lugar la pinta nos salió sobre 6,80€, y es que es más turístico que otros que habíamos visitado. Tiene varias salas y para comer también pinta muy bien, nosotros no lo hicimos porque era aún temprano. Acabamos cenando en Market Bar (8), un bar muy chulo en una especie de antiguo mercado. La comida sin más, aunque el ambiente buenísimo.

Y sin más dilación despedíamos Dublín, otra escapada de 10. Al día siguiente teníamos vuelo a las 6.30h de la mañana. Cabe mencionar que los buses Airlink, lo más típicos para conectar con el aeropuerto, no operan de noche. Nosotros necesitábamos cogerlo muy temprano y acabamos tomándolo de otra compañía, Aircoach, que sí opera de noche y el precio es de 6€ online.

See you soon Dublin! It has been a great time! 🙂

 

Dublín. Irlanda (Dic 2018). Organización y planificación

Día 1 y 2. Llegada + Freetour + Guiness Storehouse + Primeros pubs

Día 3. Excursión al oeste de Irlanda (Galway + Acantilados de Moher)