Aprovechando el puente de principios de diciembre, teníamos claro que tocaba una escapada por Europa tras nuestro increíble viaje por Perú. Tras mirar varios destinos y precios, la ciudad nos eligió a nosotros, ya que era la que mejor se amoldaba a nuestro presupuesto. De modo que, sin pensarlo ni un segundo de más, compramos los billetes, la guía y empezamos a organizar nuestro viaje a Irlanda.

Dublín en el mapa europeo

Dublín es una ciudad con una historia increíble, desde celtas o vikingos a grandes revueltas por la independencia en el cercano siglo pasado. Una ciudad que nos ha sorprendido para bien por todo lo que ofrece, y donde por supuesto no ha faltado alguna que otra pinta de cerveza cada noche. Y es que teníamos que estar totalmente mimetizados con nuestro entorno y haceros llegar información detallada de algunos pubs para que podáis elegir. Todo sea por vosotros.

Old Library, Trinity College

Fachada del Castillo de Dublín

Uno de las cosas que nos encantan, son aquellas ciudades que se pueden recorrer perfectamente a pie pero que a la vez ofrecen muchísimo. Dublín es una de ellas. Sin un centro claro, da gusto pasear y descubrir cada una de sus zonas con sus pequeñas peculiaridades. Desde los famosos pubs irlandeses de la zona de Temple bar, a su majestuosa universidad del Trinity College o un paseo por la naturaleza en algunos de sus parques.

Un rincón con encanto

Nosotros estuvimos un total de cuatro días, siendo tres de ellos completos y el primero sólo un tramo de la tarde-noche. De esos tres días, uno lo empleamos en hacer una excursión. ¿Hay suficiente tiempo para ver todo y disfrutar de la ciudad en dos días? Tras nuestro paso tenemos que decir, que puede que si para lo imprescindible, pero no para conocer todo. Nos hubiera gustado tener al menos un día más, y más aún en la época del año en la que viajamos, donde anochece muy temprano y todo cierra antes.

The Temple Bar

Estas dos maravillas no necesitan presentación y mucho menos un pie de foto como este

Desde Dublín es posible realizar excursiones muy chulas de un día. Nosotros elegimos ir al oeste de Irlanda, para conocer la pequeña ciudad de Galway y los famosos Acantilados de Moher. Aunque disfrutamos mucho, pasamos muchas horas en el bus y tal vez a posteriori hubiéramos tomado otra opción, os daremos toda la info en el post del tercer día. Otra excursión muy típica es cruzar a Belfast, en Irlanda de Norte, y aprovechar para parar en la Calzada de los Gigantes. Igualmente se pasa mucho tiempo en bus. Tal vez las mejores opciones si no se quiere poner uno el trasero cuadrado es visitar Wiclow y Glendalough o bien la península de Howth (incluso por libre sin alquiler de coche).

Acantilados de Moher

Duración: 4 días (+1 de vuelta a primera hora). 6 al 10 de diciembre de 2018

Viajeros: Marta y Jesús.

Moneda: Euro €. Prácticamente se puede pagar en todos los lugares con tarjeta.

Modo de llegada: Vuelo de ida y vuelta Madrid T1 – Dublín T1 con Ryanair (79,46€ por persona sin equipaje en bodega). Fueron adquiridos a mediados de septiembre. Vuelos sin ningún problema. Conexión desde el Aeropuerto con el centro de la ciudad muy rápida y sencilla vía bus.

Las puertas coloridas son muy comunes en Dublín

Alojamiento: Nos alojamos en Times Hostels, donde estuvimos en una habitación doble con baño privado por 462 €/total, es decir, 57,75 €/noche/persona. Desayuno incluido, aunque un poco pobre, con pan de molde y café instantáneo en polvo. El precio del hotel es muy elevado para lo que acostumbramos, pero en Dublín todo es carísimo, y sobretodo este punto. El alojamiento se encontraba en pleno centro, a un paso de la zona de Temple Bar y del Trinity College.

 

Día 1 y 2. Llegada + Freetour + Guiness Storehouse + Primeros pubs

Día 3. Excursión al oeste de Irlanda (Galway + Acantilados de Moher)

Día 4. St Stephen´s Green Park + Trinity College + Kilmainham Gaol + Vuelta a la Realidad