Durante la etapa de organización del viaje no teníamos muy claro si el segundo día lo pasaríamos en la propia Wroclaw o si bien íbamos a destinarlo a seguir explorando la región en la que se encuentra, la Baja Silesia. En ella se pueden visitar algunos puntos como la Iglesia de la Paz de Świdnica, el Castillo de Ksiaz o incluso localizaciones de las películas de “Las Crónicas de Narnia”. Para ello se puede bien alquilar coche o hacerlo a través de un tour operado con compañías como Civitatis, opción principal que teníamos en mente. Tenéis las diferentes posibilidades que se ofrecen aquí.

Una mañana de vistas y oasis: La Pasarela de la Penitencia y Japanese Garden

Aplazamos la decisión al primer día en Wroclaw, diciendo finalmente permanecer otro día más en la ciudad y poder disfrutar relajadamente. Y sin duda fue una muy buena decisión. Así pues, madrugamos un poco menos y salimos a la calle rumbo a la primera parada del día: la Iglesia de Santa María Magdalena (1).

Entresijos de la Rynek, de camino al primer punto del día

Interior del templo

Esta Iglesia gótica del s. XIV dispone de un mirador desde la unión de sus torres, con unas vistas muy buenas de la ciudad, en la llamada Pasarela de la Penitencia. La entrada para subir nos costó 20 PLN/persona, siendo gratis el templo.

Una de las panorámicas que ofrece. El techo a cuadros nos encantó.

Cuenta una leyenda local que Tekla, una chica vanidosa que sólo se preocupaba por su aspecto y el ocio, fue castigada por sus padres con barrer y cuidar la pasarela por el resto de sus días. La chica fue pasando años y años en ella hasta que conoció a Marynka, una bruja que finalmente la ayudó a salir de su desgracia. En el interior de la iglesia hay una placa (en inglés) donde se puede leer la leyenda con detalle. Hoy día, en honor de la misma, hay dos duendes en la pasarela que la representan.

Cara de turisteo

Marynka y Tekla protagonistas de la leyenda

Guiándonos por Google Maps, tomábamos un tranvía para salir del centro y poner rumbo a un rinconcito con mucho encanto, el Japanese Garden (2). Un oasis de paz inaugurado a principios del siglo pasado y recuperado posteriormente donde se puede pasear rodeado de vegetación original japonesa y ver enormes carpas nadando en su pequeño lago. La entrada fue 8 PLN/persona. Tenéis la web para más info.

En el camino al jardín se aprecia el impresionante Centennial Hall (3), un edificio histórico parte de la lista de la UNESCO de Patrimonio de la Humanidad y que tras múltiples usos hoy día sirve como un espacio modular. Tenéis la programación en su web. Igualmente la enorme fuente de su exterior ofrece exhibiciones de agua y luz según la temporada, llegando incluso a convertirse en pista de patinaje sobre hielo en invierno.

Centennial Hall, con la fuente totalmente vacía

Volviendo al centro, nos acercamos hasta el Monumento de los Transeúntes Anónimos (4), una escultura situada en un paso de peatones. En ella varias personas entran por un lado en la tierra y salen de la misma por el otro. Es muy peculiar y fotografiada, y representa el aniversario de la ley marcial en Polonia, durante los años 80.

Una tarde de relax: perderse por las calles de Wroclaw

Para llenar el estómago nos acercamos hasta Wroclavia (5), un enorme centro comercial moderno. Allí tenéis tiendas, cines y muchos restaurantes donde elegir. Es una buena opción si os coge cerca.

De camino al centro comercial

Tras un merecido descanso en el hotel, disfrutamos de una tarde muy amena buscando duendes por doquier y paseando sin rumbo entre sus calles. Entre otras pasamos por la calle Jatki (6), una callejón con diferentes tiendecitas que en su día acogió muchas carnicerías. En honor a los animales sacrificados hay una escultura muy curiosa de varios de ellos.

Calle Jatki

El duende pizzero nos representa

Acabamos nuestra visita a Wroclaw como más nos gusta, con una cerveza en mano brindando por la felicidad del camino. La zona que elegimos fue la calle Wojciecha Bogusławskiego (7), en los bajos de la vía del tren, donde podéis encontrar muchos bares con buen ambiente.

Wojciecha Bogusławskiego

La continuación del viaje sería la imponente y esperada Cracovia… ¡Lo mejor estaba aún por llegar!

 

 

Polonia y Viena (Austria). Abril 2019. Organización y Planificación

Alojamientos durante nuestro viaje

Transportes en Polonia: ¿Cómo moverse entre las principales ciudades?

Día 1: Varsovia (Polonia).  Ciudad Vieja + Museo Polin + Palacio de la Cultura y la Ciencia + Pawilony Nowy Świat

Día 2: Varsovia (Polonia).  Palacio Wilanow + Parque Lazienki + Plaza de la Ciudad Vieja + Castillo Real

Día 3: Gdansk (Polonia). Freetour + Camino Real + Centro Histórico + Museo de la II Guerra Mundial

Día 4: Gdansk (Polonia). Excursión al Castillo de Malbork + Iglesia de Santa María + AmberSky (Noria)

Día 5: Wroclaw (Polonia). Rynek + Universidad + Duendes de Wroclaw + Panorama de Raclawice

Día 7: Cracovia (Polonia). Colina de Wawel + Freetour Casco Histórico + Kazimierz (Barrio Judío)

Día 8: Cracovia (Polonia). Excursión al campo de concentración Auschwitz-Birkenau + Rynek Underground

Día 9: Cracovia (Polonia). Excursión a las minas de sal de Wieliczka

Día 10: Cracovia (Polonia). Basílica de Santa María + Freetour Cracovia Judía

Día 11: Viena (Austria). Museo de Historia Natural + Centro y Catedral + Biblioteca Nacional de Austria

Día 12: Viena (Austria). Palacio Belvedere + Hundertwasserhaus + Prater (Parque de Atracciones) + Vuelta a la Realidad