Sonaba el despertador a las 4 de la mañana y nos levantábamos como quien se despierta de la siesta, de un bote. Tras un vuelo con escala con la compañía KLM, llegábamos al Aeropuerto Frédéric Chopin de Varsovia cerca del mediodía. Aunque hay otro aeropuerto en la ciudad, este suele ser el más común. Íbamos a pasar dos días en la capital polaca antes de seguir hacia el norte. En este primer día os contamos la primera de parte de que ver y hacer en Varsovia en 2 días.

Que ver y hacer en Varsovia en 2 días (I): Ciudad Vieja + Museo Polin + Palacio de la Cultura y la Ciencia + Pawilony Nowy Świat

Cómo llegar desde el Aeropuerto Frédéric Chopin al centro de Varsovia

Para llegar al centro desde este aeropuerto hay varias opciones. La más común es el tren SKM. Según el lugar donde os alojéis deberéis coger una de las dos líneas, funcionando muy bien Google Maps para que os lo pueda chivar. Lo más cómodo es comprar los billetes en un pequeño stand ZTM (nombre de la compañía de transporte) que hay en el propio aeropuerto, pudiendo preguntar lo que necesitéis directamente. Si no, también hay máquinas en la propia estación. Nosotros pagamos con tarjeta, obteniendo dinero en efectivo ya en el centro. Pagamos 4,40 PLN por cada ticket y se validan en el propio tren. Otras opciones y tarifas menos habituales las tenéis en la propia web oficial de ZTM.

Cómo llegar desde el Aeropuerto Frédéric Chopin al centro de Varsovia

Tomando el tren hacia el centro de Varsovia

Nosotros tomamos la S2, bajándonos en la parada de Warszawa Powiśle (1), en apenas 20 minutos. Andando otros 5, llegábamos a nuestro alojamiento, Inbed Hostel (2). Ahora sí, ya instalados, nos poníamos en marcha hacia el centro histórico. De camino nos topamos con la bonita Biblioteca de la Universidad de Varsovia. En su techo tiene un pequeño jardín con vistas al río Vistula, por lo que si tenéis tiempo de sobra en la ciudad es muy recomendable acercarse hasta este punto. Nosotros por desgracia íbamos algo justos. En su web tenéis la info necesaria.

Conociendo el centro histórico: Columna de Segismundo III

En media hora a pie llegábamos a los pies de la Columna de Segismundo III (3), uno de los símbolos de la capital polaca. En la misma plaza quedaba el Castillo Real, que visitaríamos por dentro al día siguiente. Todo el centro histórico esta totalmente reconstruido tras la IIGM a semejanza del original, el paso de la guerra fue desolador para la ciudad.

Bordeando el Castillo Real. Al fondo la columna de Segismundo III

Bordeando el Castillo Real. Al fondo la columna de Segismundo III

Fachada principal del Castillo Real de Varsovia

Fachada principal del Castillo Real

Rynek, la plaza más bonita de Varsovia

Tomamos algo rápido para comer y seguimos deambulando por el centro. Teníamos el tiempo un poco justo para visitar algo, por lo que tras un paso fugaz por la Rynek (4), la plaza más bonita con diferencia de Varsovia con sus casitas de colores, nos encaminábamos a uno de lo museos más chulos en el que jamás hayamos estado.

Rynek de Varsovia

Rynek de Varsovia. Al día siguiente volveríamos con más tiempo

Museo POLIN, el museo de Historia de los Judíos Polacos. Imperdible

Este no es otro que el Museo POLIN (5), el museo de Historia de los Judíos Polacos. Nuestra visita cuadraba en jueves, día en el que el museo es gratis y no se puede reservar en línea. Pagamos 10 PLN por audioguía en español, algo que os recomendamos muchísimo. Para horarios, información de exposiciones y compra de billetes  podéis acceder a su web.

Museo POLIN. Varsovia

Museo POLIN

Inaugurado en 2014, tanto el exterior como el interior son una auténtica pasada, con exposiciones multimedias muy logradas y unas explicaciones muy amenas a través de la audioguía (aconsejamos llevar vuestros propios auriculares). Se realiza un viaje a través de los 1000 años de historia del pueblo judío en tierras polacas, pasando desde sus primeros asentimientos y formas de vida hasta la más que conocida y triste historia de la comunidad durante la II Guerra Mundial.

Que ver y hacer en Varsovia en 2 días: Museo POLIN

Recreación de una calle de entreguerras. Una pasada

Por tiempo, tuvimos que decidir entre visitar este y el Museo del Levantamiento de Varsovia, el otro más conocido. Este último trata sobre el levantamiento de la ciudad de Varsovia en 1944 contra la ocupación alemana. Con un día más lo abríamos visitado sí o sí.

El museo está construido en el lugar donde se encontraba el gueto judío durante la IIGM. Frente al mismo se puede ver el Monumento a los Héroes del Gueto, y a 5 minutos andando, el Monumento de Umschlagplatz, lugar desde el que salían los trenes con destino al campo de exterminio de Treblinka. Igualmente se encuentra cerca el Cementerio Judío, aunque por horarios nos fue imposible visitarlo. Una zona con una carga histórica enorme.

Monumento a los Héroes del Gueto

Monumento a los Héroes del Gueto

Monumento de Umschlagplatz, Varsovia

Monumento de Umschlagplatz

Palacio de la Cultura y la Ciencia, las mejores vistas de Varsovia

Aunque el tranvía o bus nos llevaba más rápido, decidimos pegarnos otra caminata larga y llegar hasta los pies del imponente Palacio de la Cultura y la Ciencia (6). Un torre descomunal de la época comunista y que poco a poco, se está llegando a convertir en todo un símbolo.

Palacio de la Cultura y la Ciencia, las mejores vistas de Varsovia

Palacio de la Cultura y la Ciencia, las mejores vistas de Varsovia

Contrastes de Varsovia

Contrastes

Desde el acceso al edificio que da a la avenida Marszalkowska, es posible subir hasta la terraza mirador de la planta 30 con unas visitas buenísimas de la ciudad. Por subir pagamos 20 PLN cada uno. Tenéis horarios y la posibilidad de comprar billetes desde su web. Apreciando su skyline, se puede apreciar perfectamente como Varsovia es una ciudad de contrastes, edificios de la época comunista, torres empresariales modernas y una ciudad totalmente reconstruida tras la IIGM.

Atardeciendo sobre Varsovia

Atardeciendo sobre Varsovia

La mejor zona de Varsovia para tomar algo

Terminamos el día en una zona chulísima de bares, Pawilony Nowy Świat (7), con un ambiente genial. Es una zona variopinta con bares alternativos y graffitis por la que se accede a través de un pasadizo que nace en la calle Nowy Świat 22, justo al lado de un Carrefour.

Que mejor forma de echar el cerrojo a un primer día muy completo, brindando por lo mucho que nos iba a ofrecer Polonia en tantos otros días más.

Al día siguiente seguíamos descubriendo Varsovia =)