Si durante el primer día en Viena nos habíamos enfocado en su centro histórico y los museos que teníamos anotados, en este segundo íbamos a aprovechar para visitar diferentes puntos en su periferia. Desde el Palacio Belvedere hasta el Prater, un inmenso parque de atracciones al aire libre. Tocaba madrugar para aprovechar desde el minuto uno.

Que ver y hacer en Viena en 2 días (II): Palacio Belvedere, Hundertwasserhaus y Prater

¿Qué palacio visitar en Viena: Belvedere o Schönbrunn?

Siguiendo con la guía de 2 días en Viena, vamos a intentar responder una de las preguntas clave cuando se dispone de poco tiempo en la ciudad. En la capital austriaca se encuentran dos complejos impresionantes a visitar, el Palacio Belvedere y el Palacio Schönbrunn. Por desgracia ambas visitan toman bastante tiempo, además de desplazamientos lejanos, por lo que la visitar ambos lugares es una tarea casi imposible si se disponen de pocas horas.

El primero de ellos y más cercano al centro, el Palacio Belvedere (1), es un conjunto barroco construido como residencia de verano durante el siglo XVIII y formado por dos edificios principales y un parque histórico. Actualmente el palacio alberga exposiciones de arte, con el famoso cuadro «El Beso» de Klimt entre sus obras clave. Os dejamos su web oficial.

Detalle de los jardines del Palacio Belvedere

Detalle de los jardines del Palacio Belvedere

Por su parte, el Palacio Schönbrunn (2), refleja el esplendor del imperio Habsburgo, con interiores barrocos totalmente conservados. Durante las 40 habitaciones abiertas al pública, se puede apreciar una pequeña parte de todo el lujo del que disponía la dinastía, además de pasar por relatos históricos acontecidos allí. Igualmente también dispone de una zona verde exterior. Os dejamos su web.

 Web oficial del Palacio Schönbrunn

Imagen de la web oficial del Palacio Schönbrunn

Nuestra elección: visitando el Palacio Belvedere

Aunque ambos complejos nos llamaban por igual, acabamos decidiéndonos por visitar el Palacio Belvedere, por una cuestión logística y de tiempos, al encontrarse mucho más cercano al centro y tener muy buena conexión desde nuestro alojamiento. Cualquiera de las dos opciones son igualmente buenas. Para visitar este palacio, creemos muy oportuno empezar la visita por la puerta sur, intentado llegar a esta desde la parada de bus o tranvía de Wien Quartier Belvedere.

Mapa del Palacio Belvendere: Upper Belvedere

Mapa del Palacio Belvedere

El complejo contiene un parque hermosísimo de libre acceso y tres edificios, con un ticket diferente para cada uno de ellos. Podemos encontrar el Lower Belvedere, con exposiciones de arte austriaco, el Belvedere 21, de arte contemporáneo, y el Upper Belvedere, con arquitectura barroca y las exposiciones pictóricas más destacadas, incluyendo a Gustav Klimt. Abajo tenéis un gráfico del complejo.

"El Beso" de Klimt. Upper Belvedere

«El Beso» de Klimt. Upper Belvedere

Nosotros acabamos entrando sólo en el museo del Upper Belvedere. Aunque las entradas se pueden comprar a través de la web oficial enlazada arriba, nosotros lo hicimos directamente allí en un pequeño edificio situado junto a este último y que también aparece en el gráfico. Pagamos 16€/persona. Tenemos que decir que mereció mucho la pena, sobre todo apreciar de cerca el arte de Klimt. Es muy importante intentar llegar temprano, pues a horas centrales del día se forman largas colas para entrar dentro del área en que se encuentran sus obras.

Interior del Upper Palacio Belvedere

Interior del Upper Belvedere

Y por supuesto, sin que se nos haya olvidado, los jardines exterior que rodean todo el complejo son maravillosos para pasear y tomar fotografías. Un añadido gratuito más que agradecido.

 

Una de las múltiples fuentes del Palacio Belvedere

Una de las múltiples fuentes del Palacio Belvedere

El Naschmarkt: El mercado más famoso de Viena

Saliendo del Palacio por el acceso norte, nos encaminamos hasta el mercado más conocido de Viena: el Nachsmarkt (3), un mercado de 500 metros de longitud que recorre Linke Wienzeile. En este pueden encontrarse desde puestos de telas, baratijas, carne, verduras o frutas hasta restaurantes para todos los bolsillos con comida internacional y autóctona. Por desgracia, cuando llegamos, nos lo encontramos cerrado por ser Lunes de Pascua. Su horario habitual es de 6 a 21h de lunes a viernes, sábados de 6 a 18h y domingos cerrados.

Nachsmarkt. Mercado en Viena

Nachsmarkt, con todo cerrado el día que fuimos

Acabamos comiendo muy cerquita, en un restaurante vegano llamada Swing Kitchen (4), con unas hamburguesas muy muy ricas que nos sorprendieron. Hay varias por la ciudad y podéis ver que todos cuentan con muy buenas puntuaciones en Internet. Pagamos en total 21,60 €.

Hundertwasserhaus, los apartamentos más coloridos y fotografiados

Con el estómago lleno, volvimos a las andadas para visitar el bloque de apartamentos más famoso de Viena, el Hundertwasserhaus (5). Una fachada repleta de colores vivos, obra del extravagante artista vienés Hundertwasser, y que poco a poco se ha ido convirtiendo en una atracción por si sola. Sin duda, una de las fotos más buscadas por instagramers.

Hundertwasserhaus. Casa de colores de Viena

Hundertwasserhaus. Casa de colores

En sí el lugar no tiene más que lo maravilloso del edificio, aunque justo enfrente es posible encontrar una galería con bares y tiendecitas que merece la pena aunque sea por curiosear. A unas pocas manzanas queda el Hundertwasser Museum (6), con muchas obras del artista y con otra fachada espectacular pero mucho menos conocida.

Hundertwasser Museum

Fachada del Hundertwasser Museum

El parque de atracciones de Viena: el Prater

Los parques de atracciones tienen ese componente casi místico que nos hacen volver a tener una sola cifra como edad, llevándonos aleatoriamente a recuerdos de la infancia. El Prater (7) no iba a ser menos, un lugar donde se reúnen más de 200 atracciones y que disfrutamos como enanos visitándola. Y lo mejor de todo es que el acceso es gratis, sólo se paga en lo que uno decida montarse. Toda la info de horarios e historia la tenéis en su web.

Parque de atracciones de Viena

Noria. Parque de atracciones de Viena

La noria pequeña de Prater

Entre todas las atracciones, la más añeja y famosa es la gran noria, o Riesenred, construida en 1897 y de fama mundial gracias al cine, apareciendo incluso en películas de James Bond.

Riesenred. Parque de atracciones de Viena

Entrando en Prater, con la Gran Noria a la derecha

Riesenred. Parque de atracciones de Viena

Nosotros elegimos montarnos en una un poco más «peligrosa», una especia de serpiente que giraba en su totalidad. En la foto que precede a este texto podéis que no nos andamos con tonterías. No hemos pasado más miedo en una atracción en nuestra vida. Por ella pagamos 5€.

Prater. Parque de atracciones de Viena

Ambos «palos» giran sobre su centro… ¿Os atreveríais?

Aprovechamos para volver al centro histórico a pie y verlo totalmente iluminado de noche. Al día siguiente nos levantamos bien temprano y tomamos un Uber al aeropuerto (23€), ya que teníamos el vuelo a primera hora y no funcionaba aún el transporte público. Se acababan nuestras vacaciones, dos semanas visitando Polonia y Austria.

Otro viaje para recordar y revivir. ¡Viva la vida!