«Aquellos que no recuerdan el pasado están condenados a repetirlo». Esta frase, del filósofo George Santayana, define perfectamente porque un lugar tan horrendo en la historia debe de ser visitado al menos una vez en la vida. En este segundo día en Cracovia, íbamos a realizar por la mañana la excursión al campo de concentración de Auschwitz – Birkenau, para continuar por la tarde visitando algunos puntos en la propia ciudad.

Excursión al Campo de concentración de Auschwitz - Birkenau desde Cracovia

Detalle del campo

Guía de visita. Excursión al Campo de concentración de Auschwitz – Birkenau desde Cracovia

En esta primera parte del post os dejamos toda la información necesaria para la visita al campo de concentración de Auschwitz – Bikernau. Un detalle importante que tenéis que conocer es que aunque sea un sólo campo de concentración como tal, está dividido por secciones, siendo una de ellas Auschwitz I y la otra Birkenau (Auschwitz II). La primera fue el comienzo del campo, en 1940 y fue concebido para presos políticos polacos. Posteriormente, entre 1941 y 1942 continuaron con la segunda parte, con los barracones pensados para el exterminio. Entre ambos hay 30 minutos a pie o bien un bus gratuito que conecta ambas. El punto de información y entrada se encuentra en Auschwitz I. Os dejamos un mapa.

De igual manera, aunque la visita la vayáis a realizar seguramente con guía, es casi obligatorio haberos informado antes de la visita sobre la contienda de la II Guerra Mundial y sobre este lugar en particular. Consideramos imprescindible llegar preparado para que no haya sorpresas. Hay muchísimos documentales, películas y libros sobre ello, nosotros no entraremos en mayores detalles en el post. Desde aquí nos gustaría aconsejar la lectura de la novela gráfica «MAUS», de Art Spiegelman, donde el autor relata la vida real de su padre superviviente (judío polaco) antes, durante y después de haber pasado por Auschwitz.

Una de las exposiciones de Auschwitz I

Una de las exposiciones de Auschwitz I es una muestra real de zapatos de aquellas personas deportadas al lugar.

Donde comprar las entradas para el campo de concentración de Auschwitz – Birkenau

Para visitar el campo de concentración de Auschwitz – Bikernau tenéis dos opciones principales de entrada que os desgranamos a continuación:

  • Comprar las entradas a través de la propia web del campo. En la página tenéis además toda la info necesaria para la visita. Tenéis dos tipos de entrada diferentes. La primera es aquella que permite el acceso por libre sin guía (en la web aparece cómo «Tour for individuals without an educator»), siendo la entrada totalmente gratuita. Nosotros no la aconsejamos para nada, es esencial para conocer el lugar hacerlo con una persona que os indique y os cuente en todo momento que tenéis antes vuestros ojos. Esta sería la segunda opción, con diferentes idiomas para elegir y un precio de 60 PLN/persona. Conviene reservar con el mayor tiempo de antelación posible, pues vuelan. El mismo día in situ vimos que quedaban más entradas, pero no conviene jugársela en absoluto. De forma adicional, si sois un grupo muy grande, podéis poneros en contacto vía web para que os asignen un guía propio.

 

Entrada a Auschwitz I

Entrada a Auschwitz I

  • Realizar la visita al campo a través una agencia. Operan desde la propia Cracovia o bien otras ciudades de los alrededores como Wroclaw. Obviamente es más caro que hacerlo por libre. Esta fue la opción que elegimos, ya que por ser semana santa nos quedamos sin entradas en la web oficial. Elegimos para ello Civitatis, y la verdad es que fue realmente bueno. Pagamos 36,10€/persona e incluía los traslados y el guía. Podéis reservarlo y echarle un ojo desde aquí.

Cómo ir al campo de concentración de Auschwitz – Birkenau desde Cracovia

Cómo decíamos arriba, si se elige la segunda opción el transporte ya se encuentra incluido. Igualmente, si se dispone de coche de alquiler bastará con seguir las indicaciones de cualquier aplicación, siendo el camino desde Cracovia aproximadamente de una hora. Allí hay aparcamiento de sobra, por lo que no tendríais problema.

Por otro lado se encuentra la opción de utilizar el transporte público. En este punto hay dos opciones principales:

  • Autobús. Sin dudarlo la mejor opción posible. El trayecto es de alrededor de una hora y media, con unos precios que rondan los 15-20 PLN por trayecto. Los buses salen desde la estación de autobuses de Cracovia, sin ninguna perdida. Aunque podéis tomarlos in situ, lo mejor es reservarlos directamente desde la página web, eligiendo salida Cracovia y llegada a Auschwitz Musem. Aunque la web está en polaco es muy intuitivo. Abajo os dejamos una captura de un trayecto al azar para que no tengáis problema.

Cómo ir al campo de concetración de Auschwitz-Birkenau desde Cracovia

  • Tren. Es una opción que además de ser más cara que el bus tarda 2 horas en llegar allí, dejando además un poco lejos de la entrada al mismo. Los tickets se compran en a través de esta web.

Nuestra propia experiencia en Auschwitz – Birkenau

Cómo os adelantamos arriba, realizamos la visita a través de agencia y la verdad es que superó nuestros expectativas, ya que el guía que venía con nosotros (llamado Sergio) fue espectacular. En el camino en bus nos pusieron un documental sobre el campo, de modo que fuéramos concienciándonos sobre lo que nos esperaba. Todo bastante bien organizado.

Barracones en Birkenau (Auschwitz II)

Barracones en Birkenau (Auschwitz II)

La primera parada fue Auschwitz I, la primera sección del campo, con casetas que acogen varias exposiciones realmente impactantes en su interior. Posteriormente, cogiendo el bus de nuevo, llegábamos a Birkenau (Auschwitz II), la segunda sección. Aquí se encuentra la típica imagen con las vías del tren, punto dónde llegaban los ferrocarriles repletos hasta arriba. El tour, desde la salida en Cracovia hasta la vuelta, se prolongó alrededor de 6 horas. Las explicaciones fueron muy buenas y con un tono adecuado al lugar.

Auschwitz I

Auschwitz I

Birkenau (Auschwitz II)

Birkenau (Auschwitz II)

Ni que decir tiene, que respetar el lugar y su pasado es mandatorio. Aunque se pueden echar fotos, hay que hacerlo con cabeza, sin jugar a hacerse selfies o tomar imágenes andando sobre las vías del tren. A más de uno vimos nosotros. Es una visita realmente dura, sobrecogedora por momentos, y para nosotros así lo fue. Todo el respeto es poco. Eso sí, consideramos que es imprescindible su visita. Cómo tal, no queremos entrar en detalles históricos o del lugar, la propia historia habla por sí sola. Una historia para no ser olvidada.

De vuelta a Cracovia

Pod Wawelen, donde comer en Cracovia como un rey

Volvíamos al centro de Cracovia aún con la cabeza en otra parte. Íbamos a acercarnos hasta un restaurante muy conocido tanto por locales como turistas que sirve unas raciones enormes y buenísimas: el Pod Wawelem (1). Tenéis que visitarlo sí o sí, tienen incluso una báscula a la entrada para ver cuanto has engordado durante la comida, y no es para menos. Pagamos 90 PLN por una salchicha, una brocheta más grande que la espada de Conan el Bárbaro y dos refrescos.

Descubriendo Rynek, la plaza más bonita de Cracovia

La tarde la íbamos a aprovechar dejándonos llevar un poco por el centro. Esta vez con más tiempo, llegábamos a la impresionante Rynek, donde en mitad de la plaza pudimos adentrarnos en la Lonja de los Paños (2). Este característico edificio bajo fue en su día el centro del comercial textil medieval. Toda su planta baja, como si fuera una larga calle, se encuentra llena de pequeñas tiendecitas de recuerdos o artesanía. Arriba podéis encontrar una galería de arte y un bar con unas vistas muy buenas de la plaza (volveríamos en dos días para disfrutarlas).

Rynek, con su inconfundible Basílica de Santa María

Rynek, con su inconfundible Basílica de Santa María

El interior de La Lonja de los Paños

El interior de La Lonja de los Paños

En la fachada exterior del propio edificio, en la cara que se enfrenta a la Basílica de Santa María, se encuentra el acceso a Rynek Underground (3), una galería subterránea que ofrece un viaje al pasado de la plaza. En esta visita pudimos ver trazados del mercado medieval, con muros originales y diferentes exposiciones sobre la vida de la plaza siglos atrás. Es bastante recomendable y curiosa si tenéis tiempo. En la web podéis ver horarios, precios e info. Si tenéis claro que queréis visitarlo podéis comprar directamente las entradas. Por orientaros, nosotros pagamos un total de 21 PLN/persona.

Detalle del interior de Rynek Underground

Detalle del interior de Rynek Underground

Excursión al campo de concentracion de Auschwitz - Bikernau

Rynek, con una luna espectacular

Una cena muy recomendable en Morskie Oko: comida típica polaca

Íbamos a cerrar el día con alguna cervezita y otra rica cena polaca. Para hacer tiempo hasta la cena, nos acercamos a Banialuka (4), un local muy común pero que ofrece cerveza a buen precio en el centro. Por lo que si eso es lo que queréis y nos os lo penséis. Y con el estómago preparado, marchamos hasta un local muy acogedor y conocido: Morskie Oko (5). Allí pudimos disfrutar de pierogis, una sopa típica polaca y un pancake con mantequilla de ajo por un total de 77 PLN. Si podéis, intentad reservad con antelación en la planta baja, donde ofrecen música en directo. Siempre suele estar hasta los topes.

Llegaba a su fin un intenso día visitando el campo de concentración de Auschwitz – Bikernau, tocaba al siguiente madrugar para acércanos a unas impresionantes minas de sal… 🙂