En un abrir y cerrar de ojos nos encontrábamos en nuestro último día en tierras polacas. Habían sido 10 días maravillosos. Durante este día coincidente con el Domingo de Pascua, íbamos a aprovechar para terminar de ver algunas cosillas que teníamos pendiente, así como para realizar un tour por Kazimierz, el barrio judío de Cracovia Por la noche tomaríamos un bus nocturno con destino a Viena (Austria), donde acabaría otro estupendo viaje.

Una última parada en Rynek

Apurando el checkout en nuestro alojamiento, nos encaminamos una vez más hasta Rynek (1), la mayor plaza medieval de Europa. Aún habiendo estado allí varias veces, aún nos quedaban cosas por disfrutar.

Interior de la Basílica de Santa María

Interior de la Basílica de Santa María

Basílica de Santa María

Una de estas cosas era adentrarnos en el interior de la Basílica de Santa María (2), la iglesia más fotografiada de toda la ciudad, con sus características torres desiguales. Y podemos afirmaros que su interior es uno de los más bonitos que hemos visto nunca en templos de este tipo. Totalmente colorido y llamativo.Siendo Domingo de Pascua, todo su interior estaba repleto de habitantes de la ciudad depositando una especie de huevos en un altar, algún tipo de tradición polaca. Si visitáis su web, podréis estar al tanto de los horarios y de los tours que ofrece la iglesia, pudiendo subir a una de sus torres durante la época veraniega.

Domingo de Pascua en Rynek

Domingo de Pascua en Rynek

Café Szal, disfrutando de las mejores vistas de la plaza

Saliendo de esta, justo enfrente, queda un edificio en mitad de la plaza llamado la Lonja de los Paños. Pues bien, en su parte posterior podréis ver una pequeña terraza llamada Café Szal (3). Hasta allí nos fuimos para tomar unos batidos helados buenísimos (37 PLN ambos) y disfrutar desde otra perspectiva de la vida de Rynek. Un poco caro, pero muy recomendable para parar a descansar, y más en días soleados como el que nos tocó.

Café Szal, disfrutando de las mejores vistas de Rynek

¿Qué dos torres son mejores: las de la Basílica de Santa María o la de los batidos helados?

Donde comer cerca de Rynek: Moaburger, una opción muy rica

Antes de continuar hasta otra zona de la ciudad, nos adentramos en Moaburger (4), una hamburguesería muy concurrida y que ya tuvimos el placer de probar en Wroclaw. Por una burger para compartir, patatas grandes y dos refrescos pagamos 41 PLN. Una opción muy rica, eso sí, id preparados que son enooooormes.

Donde comer cerca de Rynek: Moaburger

Bacon en vena

Kazimierz, el Barrio Judío de Cracovia

A través de Walktive!, la misma empresa con la que días atrás realizamos el freetour del casco histórico, íbamos a realizar otro freetour, esta vez centrado en la Cracovia Judía. Y es que, antes de la II Guerra Mundial, un cuarto de la población de la ciudad era judía, un dato que nos pone en situación de la rica historia de este pueblo en la ciudad y a su vez del triste recuerdo tras el paso de la guerra por Polonia. En total se conservaron 7 sinagogas, algo casi milagroso.

Kazimierz, el Barrio Judío de Cracovia

Kazimierz, el Barrio Judío de Cracovia

Freetour por el barrío judio, todo un acierto

El barrio judío por excelencia de la ciudad era y es Kazimierz, al sur del centro, con muchos detalles y población aún por sus calles. Durante las casi tres horas en las que duró el tour pudimos pasear por algunos de los puntos más características del barrio. Años atrás, el lugar tomó aún más popularidad gracias a la película La Lista de Schindler (1993), con Liam Neeson como Oskar Schindler y dirigida por Steven Spielberg. Si no la habéis visto aún… ¿¿A qué estáis esperando??

Detalle de unos de los jardines públicos de Kazimierz

Detalle de unos de los jardines públicos de Kazimierz

Donde están las escaleras de La Lista de Schindler

De esta película, una de las escenas más recordadas toma lugar en una localización real del barrio, unas escaleras (5) que a día de hoy aún se conservan. Abajo podéis ver la diferencia entre la escena y la realidad.

Escaleras de La Lista de Schindler en el barrio judío: Antes

Escalera en una escena de la pelicula…

Escaleras de La Lista de Schindler en el barrio judío: ahora

…y la escalera en la actualidad

Podgórze, donde se encontraba el gueto judío durante la IIGM

Durante la contienda, el gueto judío se trasladó al sur de Kazimierz, pasando el río, a Podgórze. En esta zona se encuentra la Fábrica de Schindler (6), donde a través de un museo interactivo narran toda la historia de la IIGM y de este personaje. Nosotros por tiempo no llegamos a entrar, pero sin duda tiene que ser una visita muy interesante. Tenéis toda la info para la visita en esta web.

Fábrica de Schindler

Fábrica de Schindler

Otro lugar a visitar dentro de esta zona es la Plaza Bohaterów (7), donde se encuentra el monumento de las sillas, una obra del director Roman Polanski que representa y rememora a los judíos que tuvieran que abandonar sus casas y todas sus pertenencias durante la guerra. En una de sus esquinas también es encuentra la famosa Farmacia Bajo el Águila (8), donde su dueño, una persona no judía, jugó un papel importante para el barrio y su gente, ayudándolas en el día a día. Hoy día fue restaurada y se puede pasar a visitar su historia.

Plaza Bohaterów, donde se encuentra el monumento de las sillas

Monumento de las Sillas de Polanski

Monumento de las Sillas

Una vez finalizado el tour, nos volvimos a la zona norte del río, donde paseamos un poco más por Kazimierz y tomamos una última cerveza para celebrar todo lo que nos había dado el país. Concretamente elegimos Singer (9), un local donde se puede beber en mesas con antiguas máquinas de coser en ellas. Polonia, un destino muy top que sin duda recomendaremos muchísimo de ahora en adelante.

Beber y coser

Tras cenar algo rápido y recoger las maletas del hotel, nos fuimos hasta la estación de autobuses de Cracovia (10), desde donde cogimos un bus nocturno con la empresa FlixBus que nos llevaría hasta Viena, Austria, por 21€/persona. Y es que aún nos quedaban un par de días más en esta hermosa ciudad de cuento antes de volver a la realidad no viajera 🙂