Casi tres semanas después llegábamos al punto de comienzo de nuestro viaje. Tocaba un último día de nuevo en Lima, donde íbamos a aprovechar para conocerla un poco más a fondo, algo que cuando llegamos fue imposible por tiempo. Lugares como el Parque del Amor o la Plaza de Armas no podían faltar en la ruta de que en Lima en un día.

[ Que ver y hacer en Lima en un día ] Parque del Amor + Plaza de Armas + Monasterio de San Francisco

Mapa de Lima: Que ver y hacer en un día

Puntos destacados del día

Desde Iquitos, habíamos tomado un avión el día anterior con la compañía StarPerú por 65€/persona que nos dejaba en el aeropuerto de Lima. Desde allí volvimos a tomar un taxi con la compañía Taxi Green que nos dejaba por tarifa fija de 60 soles en nuestro hotel en el barrio de Miraflores, el Red Llama Eco Hostel (1). Llegábamos directos a la cama. Tenéis más info de los barrios y llegada desde el aeropuerto en el post del primer día.

Como llegar al centro de Lima desde Miraflores

La idea era levantarnos tan pronto como amaneciera y aprovechar al máximo, ya que el avión de vuelta a España lo teníamos esa misma tarde/noche. De esta manera, en la recepción del hotel nos dejaron una tarjeta para recargar y tomar el Bus Metropolitano, un transporte que posee una carretera propia y que por tanto no sufre de los recurrentes atascos de la ciudad. Desde la parada más cercana, Ricardo Palma, fuimos hasta Jirón de la Unión, a dos pasos de la Plaza de Armas. El viaje singular nos costó 2,50 soles/persona. Si no tenéis tarjeta, podéis decirle a cualquiera que os deje recargar la suya, es muy habitual. Tenéis toda la info de paradas en la web. El taxi, además de más caro, es más lento.

Como llegar al centro de Lima desde Miraflores

Parada Ricardo Palma del metropolitano, el barrio de Miraflores

Plaza de Armas

Después de haber visto Plazas de Armas (2) tan bonitas como las de Arequipa y Cusco, es cierto que la de Lima puede dejar frío a cualquiera. Igualmente, la vida en esta extensa ciudad se antoja diferente que en otras. Todo parece gris y nublado. Sin embargo, tiene mucho que ofrecer. Con tan poco tiempo, nos dejamos llevar un poco por los alrededores y tomar alguna foto. En ella destacan su estatua central de bronce y las fachadas de algunos de sus edificios públicos.

Plaza de Armas de Lima

Plaza de Armas de Lima

Que ver y hacer en Lima en un día: calle peatonal del centro

Una de las calles peatonales del centro

Monasterio de San Francisco

Decidimos entrar a visitar el interior del Monasterio de San Francisco (3), a tres calles de la plaza. Pagamos 15 soles por entrada, consistente en una visita guiada. La guía no fue especialmente buena, pero el interior nos encantó. Destacan las catacumbas, la biblioteca y sus muchas pinturas y colecciones. La iglesia, complejo independiente, si es visitable y fotografiable de forma gratuita.

Exterior del Monasterio de San Francisco de Lima

Exterior del Monasterio de San Francisco de Lima

El Parque del Amor: las mejores vistas al Océano Pacífico

Tras deambular otro poco, tomamos el mismo camino de vuelta a Miraflores. Una vez fuera del metropolitano, paramos un taxi que nos llevó por 8 soles hasta nuestra siguiente parada: las fantásticas vistas del pequeño pero precioso Parque del Amor (4). Un pequeño rincón desde donde admirar la inmensidad del Océano Pacífico. Nos encantaron los banquitos con mosaicos hechos con azulejos.

Detalle del Parque del Amor

Detalle del Parque del Amor

Vistas del Océano Pacífico desde el Parque del Amor de Lima

El Pacífico

Parque del Amor de Lima

Parque del Amor de Lima

Donde comer en Lima: Panchita, restaurante del chef peruano Gastón Acurio

Y con el tiempo justo para comer y volver al hotel, paramos otro taxi que por 5 soles nos dejó en la puerta de Panchita (5), un restaurante del famoso chef peruano Gastón Acurio. Reservamos por teléfono el día anterior, y aunque más caro, queríamos terminar nuestro viaje de la mejor manera posible. Aunque la comida estaba rica, tuvimos un problema con el servicio por un problema con un plato. Sólo por esto no lo recomendaríamos, pero siempre pensamos que puede ser algo puntual. Pagamos 154 soles en total.

De vuelta a la realidad: se acababa nuestro viaje a Perú

Y como quien no quiere la cosa, en otro abrir y cerrar de ojos, nos veíamos metidos en otro taxi camino del aeropuerto. Habían sido muchos días viviendo y disfrutando como niños pequeños. Un viaje que va directo al top. Un lugar mágico y totalmente diferente a algo que hubiéramos vivido antes. Como siempre, queda lo más importante, el recuerdo de lo maravilloso.

Perú, ¡gracias por todo!