El Valle Sagrado nace gracias al Río Urubamba y para los incas era un lugar mágico donde el cultivo era muy prolífico y del que creían que era la representación de la Vía Láctea en la Tierra. Toda esta zona se encuentra repleta de yacimientos arqueológicos impresionantes y es una delicia para cualquier viajero. Al haber tantos y espaciados entre sí, ver más o menos dependerá de los días que se disponga. Como contábamos en el post anterior, para visitarlos hay que adquirir el boleto turístico. En este primer día por la zona íbamos a visitar Pisac por libre y las ruinas más cercanas a Cusco.

Mapa ruinas cercanas a Cusco

Puntos destacados del día

Visitando el Valle Sagrado (I): Pisac por libre+ Tambomachay + Pukapukara + Q´enqo + Sacsayhuamán

La mayoría de ruinas se pueden hacer por libre, aunque por lo general, los viajeros suelen contratar excursiones organizadas. Ni que decir tiene que está última opción es a toda prisa. Nosotros, al tener dos días para la zona, decidimos hacer el primero por nuestra cuenta y el segundo en excursión organizada para terminar en Ollantaytambo, donde cogíamos el tren para llegar a Aguas Calientes y visitar Machu Picchu al tercer día.

Ruinas de Pisac por libre: detalles

A este pequeñín lo pillamos pleno corazón de las ruinas de Pisac

Sin contar Machu Picchu, hay dos zonas más o menos diferenciadas para visitar. La primera, las cuatro ruinas cercanas a Cusco (Sacsayhuamán, Qénqo, Pukapukara y Tambomachay) y la segunda, aquellas que se encuentran más alejadas y desperdigadas (Pisac, Salinas, Moray, Chinchero, Ollantaytambo, etc). Nosotros visitaríamos en este día las cuatro cercanas y Pisac, que habíamos leído que merecía hacerse por libre. Para no alargar mucho el post, os contaremos sólo pequeños detalles, ni que decir tiene que en internet o cualquier guía tenéis mucha información detallada de cada yacimiento.

PISAC POR LIBRE. VISITANDO LAS RUINAS A NUESTRO AIRE

Desde Cusco, y a las 7h para aprovechar al máximo, salíamos del hotel en busca de un taxi que nos llevara hasta la calle Puputi, del que salen furgonetas que llevan a Pisac. Por 4 soles el taxi nos llevó hasta allí, donde tal y como llegamos, una persona ya nos ofrecía el viaje por 5 soles/persona. Esperamos un poco a que se llenara con otros pasajeros locales y nos fuimos en un trayecto de menos de una hora.

El comienzo de la visita a Pisac, en su punto más alejado del pueblo

El comienzo de la visita a Pisac, en su punto más alejado del pueblo

Como llegar desde el pueblo de Pisac a sus ruinas

Al llegar a Pisac (1) veréis un puente, en el que debéis de decir que os dejen, ya que cruzando el puente a la derecha se puede coger un taxi que os lleve hasta la cima de las ruinas, la opción más sensata. Igualmente tal como nos vieron nos ofrecieron el servicio, están más que acostumbrados. El taxista nos dio un mapa muy útil de las ruinas y nos llevó hasta la cima de las mismas, donde el trayecto es casi todo en bajada hasta llegar de vuelta al propio pueblo. Por el camino nos picaron el boleto turístico. Si se se hace desde abajo, el camino es muy empinado y tiene mucha mayor dificultad.

Terrazas de cultivo de Pisac

Admirando las terrazas de cultivo

Mapa de las ruinas de Pisac

La primera parte de las ruinas que se aprecian, son las que visitan los tours organizados, todo el resto hay que hacerlo por libre. Lo notamos desde el primer momento, ya que todo en esta parte se encontraba mucho más cuidada. El mapa que nos dieron fue muy útil. Lo dejamos aquí abajo, aunque si lo queréis en mayor calidad podéis escribirnos y os lo enviamos. Aun así tenéis en la entrada del recinto una fotografía que podéis fotografiar con el móvil e ir visualizándola.

Uno de los diferentes yacimientos de Pisac

Uno de los diferentes yacimientos

Atravesando un túnel en Pisac

Tuvimos que atravesar este estrecho túnel, toda una experiencia

La cara oculta de Pisac: lo que no se visita en tours organizados

La bajada hasta el pueblo de Pisac nos llevó unas 3 horas y fue sencillamente espectacular. La tranquilidad, las vistas, su ubicación en el saliente de una montaña, el no tener prisa para visitarlo… Todo lo que digamos es poco. De los diferentes puntos que vimos, destacamos Intihuatana, donde se encuentran los edificios más complejos y un altar al sol. La arquitectura y la perfección de las rocas, colocadas sin argamasa, son brutales. En las fotos podéis apreciar otros puntos de la zona. Junto a Machu Picchu fueron las ruinas que más nos gustaron recorrer.

Llegando al pueblo de Pisac

En el último tramo. Abajo, Pisac.

El mercado de Pisac, comiendo en un puesto local

Llegando al pueblo en sí, nos encontramos de lleno con un mercado de artesanía que condensaba toda la plaza principal. El día que se encuentra en mayor esplendor es el domingo, justo el día que nos coincidía. Es un muy buen lugar para comprar, teniendo la experiencia completa de otros lugares. Comimos en el propio mercado, en un puesto callejero donde degustamos pollo, arroz y patatas por 12 soles/3€. Estaba riquísimo.

Mercado de Pisac

Plaza Constitución de Pisac

Nos encantó el Mercado de Pisac

Nos encantó el Mercado de Pisac

Comiendo en un puesto local del mercado de Pisac

Comiendo en un puesto local del mercado de Pisac

LAS RUINAS CERCANAS A CUSCO POR LIBRE

Preguntando a los locales, dimos a parar con los mismas furgonetas que nos habían llevado, y por 5 soles/persona nos dejaron en la ruina más alejada de las que se encuentran a su vez más cercanas a Cusco. Es importante que se lo recordéis al conductor para que no se pase, pues suelen ir a toda velocidad y a lo loco.

Tambomachay y Pukapukara

Esta ruina era en concreto Tambomachay (2), a 8 km de Cusco. Andando un poco por el camino que lleva desde la carretera, se va a parar a una fuente ceremonial inca bastante bien conservada. Aún hoy funcionan sus acueductos. Saliendo hasta la carretera, en el mismo tramo, se encuentran el siguiente yacimiento: Pukapukara (3), una fortaleza con vistas de los alrededores.

Tambomachay

Tambomachay

Aunque se puede ir andando hasta la más cercanas a Cusco, Q´enqo y Sacsayhuamán, el camino es de alrededor de una hora, por lo que decidimos ir hasta allí en colectivo (que viene a ser un bus un poco viejo). Al primero que paso por la carretera lo paramos y pagando sólo 1 sol/persona nos dejó en ellas. Cabe decir que con este medio de transporte también se llega a Pisac, pero hace tantas paradas recogiendo gente que puede tardar horas. Y es que la parada y la bajada en sí puede ser cualquier lugar que se quiera.

Q´enqo

Así fue como llegamos hasta Q´enqo (4), donde nos encantó su cueva interior con altares labrados en roca. En esta era donde nos encontramos con más gente. Desde ahí, fuimos andando hasta la siguiente, donde por el camino vimos a muchas familias disfrutando del día volando cometas por los alrededores.

Q´enqo

Q´enqo

Sacsayhuamán

Sacsayhuamán (5) son unas ruinas enormes, en su día una fortaleza principal de importancia máxima. Aún con lo grande que parece, hoy en día sólo se conserva el 20% de sus muros. Durante 1536 hubo una importante batalla en el lugar donde los locales combatieron a los conquistadores españoles, siendo una de las más sangrientas de la historia. Merece mucho la pena empaparse de la historia del lugar antes de siquiera de poner un pie allí.

Sacsayhuamán por libre

Sacsayhuamán; la foto no hace justicia a la enorme del lugar

DE VUELTA A CUSCO: LAS VISTAS DESDE EL CRISTO BLANCO

Saliendo, y siguiendo un sendero marcado, llegamos hasta el Cristo Blanco, una imagen de cristo que corona la ciudad de Cusco y desde la cual se obtiene una vista panorámica de la ciudad. Desde allí fuimos bajando hasta la ciudad, llegando al Barrio de San Blas.

Vistas de Cusco desde el mirador del Cristo Blanco

Vistas de Cusco desde el mirador del Cristo Blanco

Fuimos directos al hotel a darnos una ducha, descansando un poco y saliendo a la noche para tomarnos algo y dar una vuelta. La cena la hicimos en una hamburguesería del famoso chef peruano Gastón Acurio, Papacho´s, junto a la Plaza de Armas. Habíamos reservado el día anterior para no tener problemas. Comimos muy bien, por un total de 85 soles/23€.

Hamburguesas en Cusco

Una de las hamburguesas de la cena

El día había sido demoledor, pero tener en la cabeza las increíbles ruinas que habíamos visto durante el día y pensar que Machu Picchu era aún más cotizado nos ponía los vellos de punta. Al siguiente día seguiríamos descubriendo el Valle Sagrado.